25/6/17

Neptuno


09/06/2017

A lo largo del mes de junio debía sacar adelante varias sesiones fotográficas. Una de ellas en la Cueva Neptuno de la Cala Aguilar, cercana a Cartagena. El día nueve de junio conseguí que dos amigos, Antonio(dF) y Lola, se vinieses para hacer una pruebas. Quedé con ellos temprano, en una gasolinera cercana a Espinardo, y nos fuimos hacia Mazarrón en el coche de Antonio(dF). Se paso una hora intentando que el Tomtom le guiara de forma efectiva hacia nuestro destino: Campillo de Adentro. Parecía constituir un principio ineludible el uso de aquel cacharro incordiante.  Considerando la terca atmósfera que generaba la tecnología decidí entretenerme enredando un poco y charlando con Lola.  
Desde Campillo de Adentro avanzamos por la pista que conduce al Bolete hasta que rodar con el coche se puso un poco difícil. No quise animar a Antonio(dF) a continuar con su todocamino por si se complicaba todavía más. En consecuencia sacamos los trastos, repartimos peso y nos pusimos en marcha. Lola pregunto que cuanto se tardaba: una hora y media. El sol estaba matizado por nubes finas que aplacaban la radiación. Al principio la pista llanea y luego baja, trazando amplios zigzags, hacia la casa de la guardia civil. Poco antes de llegar a esa antigua casa se toma un ramal de la pista hacia la izquierda que acaba transformándose en una buena senda. Se trata de un sendero GR que recorre la costa. Desde ese punto, caminando sin prisa, en menos de media hora se alcanza Cala Aguilar.
Durante la instalación de la diminuta sima le dije a Antonio(dF) que no me marease. Su punto de vista era el del macho superprotector. Como teníamos pocas chapas y sólo treinta metros de cuerda opté por el proyecto más económico: un tramo ladeado hasta la plataforma y otro tramo directo al suelo de la cueva. En menos de diez minutos estábamos bajando la rampa arenosa que conduce a la orilla del lago. Me descargué y empecé a estudiar el encuadre. Finalmente elegí uno que me pareció ideal. Sin embargo más tarde, al ver las pruebas, comprobé que la ratio azul/roca es un poco escasa. Si aumentase la cantidad de lago azul se incrementaría el impacto visual. Cuando vayamos a hacer las fotos reales me lo pensaré de nuevo.
Primero hice fotos sin flash intentando que se quedasen muy quietos. El lago y la roca quedaron geniales pero los modelos movidos. Luego hice fotos con flash en las que los modelos quedaban congelados pero el paisaje en sombras. Con las pruebas hice una fusión entre una toma de tipo exposición y otra de tipo flash en las que todo quedo aceptablemente pasable, pero no todo lo bien que me gustaría. Mientras aumentaba mi colección de tomas los modelos se bañaron. Luego me bañé yo.
Un rato después bajo un grupo de turistas con la empresa Portuskayak. Aproveché para tomar algunas fotos del grupo contra el azul profundo del túnel submarino. Recogimos todo y en diez minutos estábamos fuera. La Cala Aguilar nos ofreció un baño extraordinario. El agua estaba en su punto, no tan fresca como en el lago marino pero tampoco como el caldillo de agosto. Por mi me hubiera quedado hasta más tarde disfrutando del mar salao pero Antonio(dF) quería beber cervezas y comer en un sitio de mesa y silla. Nos pusimos en marcha pensando en la cuesta arriba que nos esperaba en plena siesta. Generosamente Antonio(dF) nos ofreció quedarnos en la casa de la guardia civil con todas las mochilas. Él iría mientras tanto a por su todocamino y volvería hasta la casa y nos recogería. Encantados con la situación Lola y yo nos refugiamos bajo una buena sombra, picamos algo y charlamos de todo un poco.
El pito del coche de Antonio(dF) se oía tan bajo que cuando nos vinimos a dar cuenta estaba enfadado. Por el camino de vuelta recogimos a una familia, padres y dos niñas, desfondados por el sol. Nos encaminamos directamente, por la rambla, a Antípodas en la Azohía. El camarero dijo que no tenía nada para comer, solo almendras y aceitunas. Antonio(dF) se indignó pero todos acabamos comprendiendo que las costumbre españolas imponen, a media tarde, un descanso en la cocina para que las cocineras puedan aguantar el segundo asalto de las cenas. Nos comimos el jamón ibérico y las avellanas que yo había llevado con cerveza. Como no tenía que conducir yo me bebí un montón de botellas. Eso me alimento de sobra.
            La vuelta constituye un episodio algo borroso. El sol que habíamos tomado y las cervezas que ingeridas hacían su efecto. Casi todo discurrió sin sobresaltos salvo una peligrosa maniobra que nos implicó. Un coche con gallos jóvenes se nos cruzo para adelantarnos, algo que saco de quicio a Antonio(dF). La situación de peligro inútil y gratuito nos llevó a hablar de muchos temas. Pero el que más tocamos fue el de la estúpida educación familiar moderna en que nada parece estar en su lugar. Él es un abuelo muy consciente…  Y yo también.





25/06/2017

Poco después de salir de casa me di cuenta que no llevaba el móvil. Olvidado quedado había encima de la mesilla. Me preocupé muy poco tiempo por ello. Las citas estaban fijadas y si algo no salía como había previsto no iba a pelearme con el destino. En realidad lo consideré una liberación. En Canteras me paré a tomar un cortado y a considerar la situación general. Bien visto era todo un triunfo haber citado para la foto a Marta y Celia y tener como acompañante a Pedro. Sin embargo las citas fallidas eran tantas que no podía creer en el éxito hasta tanto no se hubiera acabado la acción.
Era temprano, poco más de las nueve, pero en el Portús aparcar no estaba nada fácil. Conseguí meter el coche en una zona de sombra, en el extremo nordeste del pueblo, cerca de la valla de protección contra desprendimientos. El pescador Julián y su barca había sido una de los muchos contactos e intentos que había desarrollado entre La Azohía y el Portús a lo largo del fin de semana anterior. Varios pescadores y varios centros de buceo me habían dado una negativa por razones legales o por falta de interés. Solo dos posibles candidatos habían sido positivos. El centro de buceo Amigos del Azul nos llevaba por 20€/persona en días laborables pero en festivos y fin de semana les era imposible. El pescador Julián nos llevaba por 25€/persona en fines de semana. Acordamos que nos recogiera el domingo día veinticinco a las nueve y media en la playita del Portus.
Al filo de la hora de cita vi pasar el VW de Pedro buscando aparcamiento. Les hice señas con la mano pero no me vieron y continuaron hacia la salida del pueblo en donde, seguramente, habría más sitio para aparcar. Del pescador y su barca no había ni rastro. Si pasaba algo -y me llamaba- no tenía forma de contactar. Unos minutos después llegaron Pedro y las chicas y me presentaron a Celia. Volviendo la mirada a la playa vi un barquito de pesca con un chico encima. Le hice señas pero no pareció darse por enterado. De detrás de mí surgió Julián, un hombre fornido con pinta de pescador. El de la barquita era su hijo.
La barca, de poco calado, se acerco a la orilla. Las olas apenas rompían. Embarcamos descalzos y Julián estibó las mochilas en un compartimiento seguro cercano a la proa. Navegábamos hacia Cala Aguilar muy cerca de los acantilados. Aproveché esta oportunidad única para escudriñar los escondidos rincones de la costa. Cerca del risco que llaman Cigarro –o Puro- observé un sistema de pasamanos, con cuerdas nuevas, que permitía llegar hasta su base. El mar estaba bastante tranquilo y más, si cabe, al acercarnos a la Cala Aguilar. Desembarcamos de un saltito sobre la playa de grava. El agua estaba cristalina. Citamos a Julián para las cuatro de la tarde aunque, por mi parte, yo me hubiera quedado hasta el atardecer.
Pedro no quiso acercarse hasta la entrada de la cueva Neptuno por la empinada senda. Su rodilla no le deja mucha movilidad. Creo que se trata de los ligamentos cruzados. Marta, Celia y yo subimos con todos los trastos. Yo tuve que hacer dos viajes: la mochila de material fotográfico, la mochila de cuerdas, escalas, mosquetones, arneses y elementos de seguro y mi pequeña mochila de cositas de comer y cositas de baño. Cogí un buen recalentón en pocos minutos.
Al ponerles los arneses a las chicas me lleve un gran susto. De los dos arneses que traía el primero que cogí se lo intenté poner a Celia. Pero como es tan menudita no había manera de ajustárselo. Esos dos arneses los había cogido prestados del material de Joaquín y me entró la terrible sospecha de que eran demasiado grandes. Por suerte el otro arnés le ajustó de maravilla. Les expliqué el manejo de los cabos de anclaje y como son inteligentes lo entendieron a la primera.
La instalación de la pequeña vertical me llevo poco tiempo y poco discurrir. Volví a subir para que bajásemos los tres juntos y, también, a por la saca de material fotográfico. Para el último tramo de bajada las aseguré con un descensor ocho. En cuanto nos despojamos de los arneses bajamos a la orilla del lago. El frescor era gratificante. Mire el azul intenso. La piscina más hermosa que pueda imaginarse.
La siguiente hora me la pasé subiendo y bajando por la pedrera para encontrar ese encuadre genial en que el agua ocupase la mayor parte de la escena. Como alternativa a lo que había probado el día 9 me fui al extremo izquierdo del lago. Después de un montón de disparos de prueba y de intercambiar los objetivos llegué a la conclusión de que el encuadre equilibrado que más agua mostraba era el del día 9.
Antes de empezar a disparar a las modelos hice unas cuantas fotos del paisaje con exposición prolongada. Mientras yo hacía eso ellas se vestían con los trajes en una zona algo más plana. Nos tiramos entre una y dos horas haciendo tomas con los dos trajes iniciales. De alguna manera la cosa osciló entre una actitud meramente contemplativa, a la que ellas llamaban metafísica, y otra en la que mostraban una débil sonrisa, a la que yo llamé Gioconda. Cuando agotamos las posibilidades de expresión, cambios de postura y cambios de posición me propusieron cambiar de vestidos.
Los primeros habían sido largos y de colores fríos: verde para Celia y azul suave para Marta. Ahora iban a ser blanco para Celia y azul oscuro, casi negro, con lentejuelas para Marta. Para cambiarse montaron un segundo vestuario algo más abajo y, quizás, más cómodo que el primero. El ambiente fresco hacía que el trabajo fuera agradable. Se empezaron a oír voces arriba. Venía un grupo. Cuando estábamos con las fotos aparecieron varios visitantes que se pararon un poco más arriba para no interferir. Hablé con ellos. Eran de un nuevo grupo de escalada/senderismo afincado en Ceutí. Entre ellos había una chica que me reconoció como su profesor de matemáticas -3º ESO- en Archena. Por su parte ella se había convertido en profesora de inglés.
Seguimos haciendo fotos pero dejé que las modelos se inventaran la escena. Hicieron un poco de todo, incluso peinarse la una a la otra. El grupo de Ceutí  había invadido el escenario y un grupo de Portuskayak se disponía a hacerlo también. Cuando pregunté la hora eran las dos y media. Hicimos la última toma, recogimos los trastos y nos dimos un baño de azul profundo. A Celia le costó un ratito entrar porque, según dice ella, es friolera.
Mientras terminaban de cambiarse subí a la base de la sima y realicé dos porteos hasta la repisa intermedia con las sacas. De esa forma pude ahorrar algo más de tiempo para poder estar fuera con Pedro. Desde la repisa intermedia aseguré a las chicas que treparon sin problemas ayudándose un poco de las escalas. Mientras ellas seguían hacia arriba por el pasamanos recogí las escalas y la mayor parte de los trastos. Finalmente salimos al caluroso exterior recogiendo el resto del material. En la playa nos esperaba Pedro. Me refugié bajo los toldos de Portuskayak pero las chicas y Pedro se quedaron justo donde la barca nos iba a recoger. Un baño genial en el mar nos hizo sólidos de nuevo. Aunque yo iba acusando el cansancio acumulado.
         La vuelta en la barca fue algo más movida. Soplaba viento de proa y el oleaje era notable. Las salpicaduras y los vaivenes me preocuparon por un momento. Pensé que el agua podría entrar en el compartimento en el que iba la mochila con las cámaras. Pero Julián me dijo que no pasaba nada. Como se había nublado un poco el sol no nos castigo en exceso. En la playa de El Portús le pagué a Julian lo estipulado y le hice propuestas de disminución de costes para otras ocasiones. Me pareció un tipo majo. Tras una deliberación corta decidimos parar a comprar cerveza en el mesón que hay en Galifa bajando al Portús. Pero la parada se convirtió en una sentada frente a una ensalada y unos pescados en salazón. Delicioso si lo mezclas con una cerveza helada. Luego Pedro fue a dejar en su casa a Celia y yo fui a casa de mis primos directamente. Mientras llegaba Pedro charlé un poco con mi prima Marijose. El resto de la tarde nos la pasamos, Pedro y yo, hablando de cómo va el mundo. Sin duda nuestras manera de enfocar la situación hubiera sido tachada por casi todos mis conocidos como políticamente incorrecta. A nosotros nos sirvió como una manera de soltar lastre. No es asunto que vaya a tratar en este blog, ni discutir en ningún otro sitio, dado que eso no cambiará nada de lo que está ocurriendo…



1/6/17

Azul Celeste



La improvisación, aprovechar la oportunidad, puede llevar a hermosos resultados cuando la fortuna sonríe.  Varios años ha que deseaba tomarle unas fotos a Eva. A Eva entrada en una cueva. Como aquel que dice: en la oscuridad los colores deslumbran más. Pero Eva está enroscada a su destino. Y su destino la lleva por derroteros cerrados, entre obligaciones y deseos y planes frustrados. Y el tiempo se le escapa entre los dedos de las manos como si fuera un gas inatrapable. Eva y el tiempo…

Esta vez un avatar hizo posible lo imposible. Ir a una cueva sencilla, hacer una foto y dar un paseo. Algo impensable. Un día antes Eva me hizo a través del teléfono todo un muestrario de vestidos, zapatos y complementos. Azul celeste fue elegido. Ananda nos iba a acompañar. Además de disfrutar de una bonita excursión me podía ayudar con los flashes.

Quedamos para después de comer. Recogí Eva en Astillero y a Ananda en la Cavada (en previsión de que Eva y yo fuéramos a ver la zona de escalada de Angustinas).  Subimos valle de Miera arriba hasta Ajanedo, dejamos el coche aparcado al lado de la carretera y anduvimos diez minutos hasta la Cueva de La Puntida. El bosque estaba exuberante y las ortigas eran tan altas como nosotros. Y ortigaban muy fuerte.

El ambiente tropical se esfumo en cuanto entramos en la cueva.  Avanzamos hacia la oscuridad sin alcanzarla. Nos detuvimos en un rincón desde el que se podía ver la boca y sus verdores pero desde el cual ya se vislumbraba la grandeza de la sala y el tamaño de su bóveda. Pensé un rato desde dónde debería encuadrar.

Puse los flashes de forma que iluminaran a Eva con su vestido azul celeste desde cuatro direcciones y los dos flashes restantes los use como complemento general. Ananda posó para las pruebas. Planteé la foto como un fusión de tres fotos. Tuve que cambiar la focal de varios flashes. Y le dije a Eva que se cambiase.

            Las fotos en sí nos llevaron quince minutos. Enseguida recogimos todo y volvimos al coche. Ananda quería llegar a su cita con los amigos en la playa. En La Cavada nos despedimos de él. Eva yo enfilamos la carretera a Angustinas. Desde el collado nos dimos un paseo para ver las vías. En una peña cercana se poso a observarnos una hermosa rapaz. A Eva le encantaron las vías y, sobre todo, el sitio. A la vuelta paramos en La Cavada a tomar unos líquidos frescos. La tarde iba cayendo con calma.